Qué significa que el bebé es de percentil bajo

Las revisiones médicas siempre pueden agobiar a muchos papás y mamás, especialmente cuando se fijan en el percentil del bebé. Lo más importante es seguir la evolución, y no fijarse únicamente en el detalle, pero ¿qué indica que nuestro hijo se encuentra en un percentil bajo?


Una vez el bebé nace, es común que muchos padres lleguen a la revisión médica con el pediatra ansiosos, esperando angustiados la siguiente medición del percentil. Consiste en una herramienta simple y sencilla con la que poder conocer el crecimiento y desarrollo físico del niño, de manera que ayudan al médico a descubrir si el niño está aumentando de peso, ganando centímetros y cuánto ha crecido el tamaño de la cabeza, atendiendo a un ritmo considerado como típico para su edad. Así, al registrar -con cada revisión, a lo largo del tiempo- la altura, el peso y la circunferencia de la cabeza del niño, estas medidas ofrecen la posibilidad al pediatra ya los padres de comprobar si el niño ha aumentado de peso más rápidamente; o viceversa, señales de que podría estar excediéndose en el peso, o bien no comer tanto como en realidad debería.



Conociendo algo más sobre los percentiles Cuando el pediatra mide la altura, peso y circunferencia de la cabeza del niño, no solo le dirá a los padres los resultados en parámetros relacionados con los centímetros y kilogramos, también indicará cuáles son los percentiles para cada medida. El número de percentiles significa que el niño excede o supera ese determinado porcentaje si se compara con niños de su misma edad para esa medida concreta. Por ejemplo, si el niño se encuentra en el percentil 75 de altura, significa que tiene una estatura más alta que el 75% de los demás niños de su edad. Mientras que si se encuentra en el percentil 25 de peso, significa que únicamente supera al 25% de los niños de su edad, en lo que al peso se refiere.




¿Qué significan los percentiles? Como manifiestan muchos expertos, es importante comprender que las diferentes tablas de crecimiento son mucho más útiles cuando se utilizan a la hora de seguir  el crecimiento del niño a lo largo de los meses, o bien para encontrar un patrón determinado de su crecimiento. Así, trazar la altura y el peso del niño, a diferentes edades, y comprobar si mantiene una curva constante de crecimiento es muchísimo más importante que los percentiles registrados en un momento determinado.

Incluso si el niño se encuentra en el quinto percentil para su peso (lo que significaría que alrededor del 95% de los niños de esa misma edad edad tienden a presentar un peso mayor que él), si siempre ha permanecido en este percentil, es posible que su crecimiento sea absolutamente normal, y que no tenga ningún tipo de patología.


Sí podría ser más preocupante, y podría indicar que habría un problema relacionado con su crecimiento, si por ejemplo anteriormente había estado en el percentil 50, 90 o 97, y ahora se hubiera registrado un percentil 25 o 10, o incluso 3.

No obstante, es necesario tener en cuenta algo fundamental: los niños con edades comprendidas entre los 6 a los 18-19 meses normalmente pueden sufrir subidas o bajadas en sus percentiles, y se trata de algo absolutamente normal. No ocurriría lo mismo con los niños más mayores, que sí deberían seguir una curva de crecimiento bastante más constante y similar.




¿Qué significa que el bebé está en un percentil bajo? Es común que muchos padres se preocupen cuando su hijo tiene un percentil menor a 50 en altura o peso, pero lo cierto es que la mitad de nosotros tenemos realmente menos del percentil 50. En caso de que el bebé se encuentre en el percentil 25 o 30 de peso, básicamente significa que pesa más que el 25 o 30 por ciento de los niños de su edad. O, lo que es lo mismo, que pesa menos que el 75 o 80 por ciento menos de los niños de su edad. En el caso de los niños, al igual que ocurre con los adultos, tienen diferentes pesos y tamaños, y mientras que algunos pueden pesar más o ser más altos, otros pueden ser más delgados y más bajos.


No solo la nutrición juega un papel importante en este aspecto, también la genética. Así, si el papá y la mamá son naturalmente delgados, es probable que su hijo también lo sea (evidentemente, existe muchísima variabilidad, y no siempre significa que todos los niños tendrán el mismo tipo de cuerpo que sus padres).

Si el bebé se encuentra satisfecho después de cada toma o comida, se muestra juguetón y feliz, aún cuando se encuentre en el percentil 25 (o incluso más bajo), lo más probable es que el bebé esté creciendo bien y no haya ningún problema. No ocurriría lo mismo si se muestra irritable, está letárgico, duerme mal o consolarlo es muy difícil, ya que podrían ser señales de que el pequeño todavía tiene hambre cuando come. En estos casos sería útil consultar a un especialista en lactancia para que nos ayude, o hablar con el pediatra acerca de una posible suplementación con leche de fórmula.


Pero si el bebé se encontraba en el percentil 50 o más, y ahora está en el 30 o 25, sí sería necesario hablar con el médico, ya que podría ser una señal de que está perdiendo peso, o que no está aumentando lo suficiente como para mantener su percentil. Por otro lado, un cambio drástico en el percentil podría igualmente ser motivo de preocupación. Por este motivo es más importante seguir la evolución del niño, y no fijarse únicamente en un determinado momento, o en un percentil específico. Así, si el bebé siempre ha permanecido alrededor de ese percentil, en ocasiones por arriba y otras por debajo, se trataría de algo normal.

39 Oriente #19 - int. 201

Col. Huexotitla, Puebla 
(Atrás del Parque Juárez cerca de Plaza Dorada)
22.27.36.02.28
22.22.19.88.38
agugu-tata.com

  • Facebook - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco